«Los sindicatos poco y nada hacen por los costureros»