La Asociación Mundial de Radios Comunitarias fue creada en 1983 y desde entonces se constituye en un espacio de encuentro y acción colectiva fundamental para debatir y delinear los horizontes del movimiento de medios comunitarios en el mundo.

AMARC es una red protagonizada por las radios, centros de producción y televisoras comunitarias que la integran, gestionada con procedimientos institucionales consensuados que promueven la participación activa y generan condiciones para incidir en procesos de democratización.

Una red para profundizar la concepción y el papel de las radios comunitarias como espacios de ejercicio de la libertad de expresión, el derecho a la comunicación y el pluralismo. Para facilitar la cooperación y el intercambio. Para ampliar la participación ciudadana y la vida democrática de nuestras sociedades. El lugar de AMARC es el de la recuperación de la política, la construcción de los relatos que acompañen y produzcan el cambio.

Más de 2000 radios comunitarias integran la red en todo el mundo. En América Latina y Caribe, la asociación fue fundada en 1990. Hoy, AMARC ALC cuenta con cerca de 400 asociadas y 18 representaciones nacionales que impulsan las actividades de la asociación en sus respectivos países.

*

En Argentina, la red reúne a 30 emisoras, centros de producción y comunicadores y comunicadoras comunitarios.

Algunos de estos proyectos tienen más de 20 años de existencia. Nacieron a fines de la década del 80, a pocos años del regreso de la democracia, después del silencio impuesto a bastos sectores de la sociedad por la última dictadura militar. Fueron años de emergencia de nuevos actores sociales que hasta entonces no habían sido representados políticamente. Los movimientos sociales instalaron otras formas de hacer política, nuevas formas de militancia. La concepción del rol político del campo popular, de la cultura y, especialmente, de los medios de comunicación, dieron visibilidad a nuevas voces y actores sociales. Y la radio fue el medio de expresión privilegiado.

Algunas radios comunitarias fueron creadas como reacción frente a la pérdida de dirección de los medios públicos como espacio de expresión de la diversidad cultural, social, informativa y política. Pero, centralmente, el surgimiento de estos medios supone un cuestionamiento a la concepción y diseño del sistema de medios. Emergen en medio de un mapa mediático de carácter centralista y concentrado en manos privadas.

Contra ese modelo aún continuamos luchando las radios comunitarias argentinas. Se suman las emisoras que fueron fundadas en los últimos años de la década del 90 y principios de 2000. Y muchas otras que siguen naciendo en el monte, en las ciudades, en los barrios, en el valle. Las crearon y las gestionan estudiantes universitarios, campesinos y campesinas, jóvenes, comunidades originarias, militantes sociales, mujeres, hombres, niños y niñas.

Nos juntamos y organizamos festivales, una transmisión especial de un recital o de una manifestación callejera, un taller para compartir herramientas y perspectivas de gestión, una campaña para defender los recursos naturales o la equidad de género, nos visitamos para aprender mutuamente sobre transmisores o sobre nuevas tecnologías, nos ponemos de acuerdo para firmar colectivamente una declaración en defensa de la libertad de expresión.

*

Dos veces por año las integrantes de AMARC Argentina nos reunimos en Asamblea de socias. Discutimos las líneas de acción prioritarias de la red y asumimos responsabilidades que organizan los acuerdos. Una mesa de coordinación integrada por cinco radios elegidas por la Asamblea dinamiza las propuestas. Todas asumimos el compromiso para que la construcción sea colectiva.

En las Asambleas, pero también en las prácticas, los intercambios, las confianzas, los debates cotidianos, construimos un modo de hacer red. Uno, que no es el único y que no pretende ser definitivo, pero que expresa una perspectiva política, una apuesta, un intento de síntesis de los modelos que arriesga cada uno y cada una de sus integrantes.

Este año AMARC Argentina recibirá a los compañeros y compañeras que, desde cualquier punto del globo, comparten la certeza política, el entusiasmo y la insistencia para construir un mundo mejor. AMARC Argentina está orgullosa de ser la anfitriona de AMARC 10.